Regresó la famosa Tertulia literaria el sábado 2 de diciembre (6:30 pm) al auditorio Charlie Chaplin de St. Augustine College (1345 W. Argyle St. – Chicago). Este año se realizó la Tertulia # 12 con un homenaje a Puerto Rico representado por la poeta Julia de Burgos, autora del famoso poema “Río Grande de Loíza”.

El programa incluyó la participación especial del Dr. Bruno Bondavalli, actual Presidente Interino de SAC, quien también participó con una muestra de poesías venezolanas acompañado por algunos estudiantes, como una manera de transferir generacionalmente la cultura en general.

Igualmente participaron poetas, profesores y alumnos que recitaron poemas de Julia de Burgos. También contó con la participación vía internet de la poeta Marcela Muñoz desde Portugal. Otras actividades contemplaron muestras de una escultora rusa y fotografías del poeta profesor de historia de SAC, Dr. Cranston Ramírez-Knight, quien ha escrito varios libros.

Este año regresó el reconocido actor mexicano Lauro López que presentó una adaptación del cuento de Juan Rulfo “El día del derrumbe”.

Johanny Vázquez, reconocida poeta y profesora también ocupó el escenario de la Tertulia recitando a Julia de Burgos y algunos poemas suyos.

“Tertulia para asustar a los notarios” comenzó a fines de los 80, a iniciativa de Alejandro Ferrer, profesor de literatura de SAC, cuando presentó la idea que consistía en invitar a los mejores poetas y escritores de Chicago y países latinoamericanos para que realizaran lecturas representativas de sus trabajos. Originalmente se hicieron 3 Tertulias con gran apoyo del público.

En 2009 el entonces Presidente de SAC, Dr. Andrew Sund, planteó reiniciar esta actividad cultural que se transformó, como se sabe, en lo que se conoce actualmente: una actividad reconocida incluso a nivel internacional (han participado vía internet poetas de México, Chile, Portugal y España).

El nombre de esta actividad cultural viene de una cita del poema Walking Around (Residencia en la tierra) de Pablo Neruda:

“Sin embargo sería delicioso

asustar a un notario con un lirio cortado

o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.

Sería bello ir por las calles con un cuchillo verde

y dando gritos hasta morir de frío”.