Víctor Sánchez es co-propietario de una moderna y próspera franquicia de Midas Total Auto Care, ubicada en el suburbio de Evanston, y sostiene que con mucho trabajo y dedicación ha logrado que su negocio se colocara entre los Top 100 Midas Stores en 2016. “Y eso lo logré gracias a lo que aprendí en St. Augustine College: ser un excelente profesional y tratar de ser siempre un triunfador”, dijo Sánchez, quien se graduó en el 2000 de la institución, obteniendo un título de Asociado en Ciencias Aplicadas en Gerencia de Empresas.

El Asociado en Ciencias Aplicadas en Gerencia de Empresas de St. Augustine College (SAC), prepara a los estudiantes con una base académica sólida en contabilidad, conceptos de negocio, y temas necesarios para trabajar en un mercado dinámico y competitivo. Los estudiantes encontrarán oportunidades en el campo de la gestión de gobierno, sector privado o las organizaciones sin fines de lucro. Los graduados de este programa desarrollarán habilidades en: toma efectiva de decisiones; resolución de problemas; organización y planificación; y entenderán los métodos de contabilidad.

“Yo era un joven de 19 años un poco desorientado con lo que quería para mi futuro, cuando un domingo al terminar la misa, el cura dijo que se estaba ofreciendo orientación para los jóvenes que quisieran mejorar su futuro a través de la educación”, cuenta. Ese día acudió a la charla informativa a instancias de su padre, quien siempre estaba detrás de él. “Mi padre siempre estuvo detrás de mí y de mis hermanos porque éramos hispanos y vivíamos en el barrio de Uptown donde había bastante actividad de pandillas. Nos tenía bien disciplinados y controlados. Gracias a él es que no tuve malas juntas y pude tomar buenas decisiones, como el decidir ir a St. Augustine College para estudiar una carrera”, dijo Víctor, quien nació en la Ciudad de México y llegó a Estados Unidos a los 10 años de edad.

Víctor contó que no tuvo necesidad de buscar otras oportunidades de estudio en otros Colleges de Chicago, porque desde que llegó a SAC quedó encantado. “Su personal fue muy amable y en todo momento me ayudó hasta en el más mínimo detalle. Muy rápido me registré, califiqué para la ayuda financiera y al poco tiempo ya era un estudiante de SAC. Fue facilísimo”, recordó.

“Pues fue la mejor decisión que tomé, ya que allí me enseñaron no sólo a administrar un negocio sino a triunfar, a creer en mí mismo y en mis capacidades”, sostiene. “El estudio no era duro, era básico y los maestros me ayudaron mucho porque se preocupaban no sólo de que hiciera las tareas, sino que me incentivaban a ser una mejor persona, y que como joven no cayera en malas costumbres y evitara las malas juntas. Me ayudaron en todo y estoy muy agradecido”, dijo Víctor que, tras graduarse, continuó trabajando en un concesionario de autos Toyota donde ganaba $9 dólares la hora, pero poco a poco saco provecho de las oportunidades que surgían y ascendió hasta llegar a gerente del departamento de reparaciones.

“En 2008 me animé a aceptar el reto de un amigo de la secundaria de abrir un negocio propio, ya que él era mecánico de otro concesionario de autos. Él se llama Víctor Sánchez igual que yo, pero no somos parientes. Pues juntamos su capacidad y experiencia como mecánico de autos y mi capacitación y experiencia como administrador de un negocio de reparaciones de autos. Así fue que abrimos la franquicia de Midas Total Auto Care en el 2410 Dempster St. en Evanston”, dijo. “Lo hice con confianza porque siempre tuve muchas ambiciones de triunfar porque fue lo

que me enseñaron en St. Augustine College. Por eso siempre le digo a todo el mundo que soy un ex alumno de SAC. Me da orgullo”.

POR EDUARDO ALEGRIA