El Dr. Andrew Sund deja la presidencia tras nueve años de exitosa gestión y le deja la posta a su maestro y mentor: el Dr. Bruno Bondavalli, quien asume la presidencia de manera interina.

POR EDUARDO ALEGRIA

 

Los dos forman parte de la historia de este College que se fundó en 1980 para llenar el vacío de las instituciones de educación en Chicago que no ofrecían un lugar para educar a los hispanos en su propio idioma. Hoy, 37 años después de haber proporcionado a la sociedad más de diez mil nuevos profesionales bilingües, St. Augustine College se ha convertido en la pieza fundamental del desarrollo de Chicago e Illinois, y tanto el Dr. Bondavalli, fundador de SAC, como el Dr. Sund, fueron piezas fundamentales en este logro.

El Dr. Bruno Bondavalli es el actual decano de asuntos académicos y estudiantiles y ha sido un administrador en St. Augustine College desde 1980. Fue el responsable de diseñar el primer plan de estudios de la universidad y de desarrollar procedimientos de la gerencia de la inscripción. Durante su mandato como decano, la universidad obtuvo su acreditación de la Comisión de Educación Superior y recibió la autoridad para otorgar su primer título de licenciatura. En 1999 el Dr. Bondavalli fue nombrado presidente interino por la Junta de Síndicos y desarrolló un plan de reorganización que redujo los costos operacionales y aumentó la inscripción de estudiantes. Hoy nuevamente la Junta de Síndicos le encarga la administración de SAC como presidente interino.

El Dr. Andrew Sund comenzó como presidente de SAC el 2008 y durante ese período el College ha desarrollado nuevas licenciaturas, programas de desarrollo de la fuerza de trabajo, abrió sedes adicionales, aumentó y mejoró la infraestructura física, desarrolló asociaciones estratégicas con numerosas entidades públicas y privadas, y aumentó la matrícula en un 35%. Pero su historia con SAC comenzó en 1991 donde trabajó hasta el 2004 en una variedad de posiciones: instructor de historia, consejero académico, director de investigación institucional, decano asociado de currículo y evaluación, vicepresidente en funciones de asuntos académicos y decano asociado de asuntos estudiantiles. Entre el 2004 y el 2008, fue decano de fuerza laboral y educación comunitaria en el Olive Harvey College. Hoy deja SAC para asumir un nuevo desafío: la presidencia de Heritage University, en el estado de Washington.

ANDREW C. SUND, Ph.D.:
“Me voy satisfecho de la labor realizada”

“Cuando llegué a SAC en 1991 tenía 25 años y estaba estudiando una maestría en la universidad Northwestern, y por un tiempo había trabajado dando clases en el Instituto de Progreso Latino, allí me hice amigo de Víctor Delgado que trabajaba en SAC y fue quien me ayudó a venir como profesor a tiempo parcial y luego me quedé a tiempo completo como consejero académico”, recuerda el Dr. Sund. “Lo que encontré aquí fue algo que me cautivó por su misión social, tanto es así que en ese tiempo abandoné mis planes de seguir un doctorado para dedicarme a tiempo completo en SAC”.

Sund contó que son varias las razones por las que dedicó casi toda su vida profesional a SAC: “la principal de ellas es que su misión coincidía mucho con mis aspiraciones personales, pues yo fui educado en una familia chilena muy ligada a la defensa de los derechos de las minorías; por otro lado, en mis estudios de posgrado estaba sintiendo algo de frustración porque noté que las instituciones educativas de Chicago eran elitistas y no le daban importancia al desarrollo académico de los hispanos, y en SAC eran una prioridad. Eso me enganchó, porque era una manera de hacer justicia social a través de la educación y coincidía con mis principios. Eso fue lo que me atrajo e hizo que me quedara. Para mí fue un reto personal ayudar a nuestra gente a mejorar sus vidas, dar calidad, oportunidad y esperanza de una vida mejor”.

El Dr. Sund dijo que SAC es una institución que a través de los años ha ido evolucionando muchísimo: “cuando llegué en 1991 no había computadoras, y el currículum era sencillo. Eso se ha ido mejorando y modernizando para ponerlo a la altura de otros más competitivos. Desde un principio me dediqué a trabajar de cerca con estudiantes, pero también fui profesor de historia y tuve la oportunidad de escribir un libro de texto sobre la historia de Estados Unidos en colaboración con el Dr. Gallego Blanco. Participé en los proyectos de acreditación de programas académicos, hice evaluaciones junto a profesores y por muchos años participé haciendo investigación y escribiendo reportes para evaluar cómo funcionaba la institución, y eso ayudó a la administración del College”.

Recordó que al final de los 90’ la institución pasó por una etapa difícil: “tuve el privilegio de trabajar como la mano derecha del Dr. Bruno Bodavalli que se quedó como presidente interino, donde aprendí muchísimo sobre la administración de SAC para revitalizarla y sacarla a delante. Lo logramos y fue una gran experiencia que me ayudó después cuando asumí la presidencia de SAC”, contó.

“Creo que en los 9 años de mi gestión hice cosas que ayudaron a crecer a esta institución, quizás falta desarrollar algunos planes, pero me voy bastante satisfecho con la labor realizada. Uno de los logros es que mejoramos muchísimo el proceso para ser competitivos en el rigor académico, algo que nos pone a la altura de otras instituciones educativas; también hemos abierto nuevas sedes en lugares de gran población hispana, hemos abierto nuevos programas como las Licenciatura en Trabajo Social, Psicología y Administración de Hoteles y Restaurantes. Además, estamos en camino de lograr otras en Educación Inicial, Computación y Administración de Negocios. Esos proyectos ya están muy encaminados”, reveló.

Destacó así mismo el mejoramiento de la imagen institucional: “hemos logrado un gran impacto en estos años en este aspecto, que para algunos era algo dudoso, porque no confiaban en nuestra verdadera misión y pensaban no era competitivo. Pues miles de graduados han comprobado, con buenos empleos, lo que es SAC, y eso lo hemos podido transmitir al público. Creo que ese es uno de los logros más grandes que hemos tenido”, dijo. “Creo que Chicago sería distinto si en 1980 no se hubiera fundado SAC y las familias no hubieran tenido los logros que han conquistado”.

El Dr. Sund habla con emoción sobre su partida y sobre el futuro de SAC: “soy muy optimista en este sentido porque tiene una administración y una estructura académica institucional muy sólida. Tiene todos los cimientos para crecer académica e institucionalmente. El aspecto incierto que existe es el relativo a la política del Gobierno estatal de Illinois que está impactando de manera negativa a la educación superior, pero no me cabe la menor duda que SAC, a lo mejor, esta mejor preparada que otras universidades para lidiar con estos problemas externos”, aseguró.

“Me voy tranquilo porque SAC ya es reconocida como ‘La Casa’ de los hispanos para la educación superior. Además porque en este proceso de transición para nombrar a mi sucesor, SAC queda en manos del Dr. Bondavalli, un hombre que conoce todas sus necesidades y que me enseñó casi todo lo que sé. Fue mi supervisor por 15 años y ha sido mi mentor. Los dos entendemos absolutamente las prioridades de SAC, por eso me quedo muy tranquilo de que él seguirá con lo que hemos avanzado; además es altamente respetado en la institución y en la comunidad”.

BRUNO BONDAVALLI:
“Andrew es un orgullo y ejemplo de SAC”

Es la tercera vez que asume como presidente interino. La primera vez fue en 1999 y la segunda en 2007. “La primera vez fue duro, con dos años y medio de interino enfrentando problemas de desbalance entre la registración y el presupuesto. Tuvimos que hacer una reorganización. En la segunda oportunidad fue una emergencia que puso al College en riesgo de cerrar. Fue un año muy interesante porque en esa oportunidad tuvimos tres proyectos enormes, logramos la acreditación de uno de nuestros programas y logramos refinanciar la deuda del College. Fue un año muy intenso”, recordó.

En esta oportunidad que asume como presidente interino las cosas son diferentes y hay mucho avanzado. “Nos queda la tarea de lograr la acreditación para obtener las licenciaturas de Educación Inicial, Computación y Administración de Negocios. Pero el reto mayor es la parte financiera de los estudiantes porque el estado de Illinois no está cumpliendo con la entrega de fondos, y eso lo están sufriendo nuestros estudiantes”, dijo. “Nosotros hemos logrado mantener bajas nuestras matrículas en relación a otras universidades, pero aún no es suficiente”.

Pausado al hablar, el Dr. Bondavalli se toma su tiempo para comentar de su alumno: el Dr. Andrew Sund. “El caso de Andrew me recuerda el caso del famoso pintor Rafael cuando tomó como alumno a Miguel Ángel, y ya todos sabemos la historia de que el alumno superó con creces al maestro. Eso es Andrew para mí, un alumno que me superó por su inteligencia y liderazgo. Con él se dio este caso. Él llegó como alumno pero aprendió y puso su sello personal, su filosofía propia y se fue para arriba. Por eso escaló tanto y no me sorprendería que un día lo encontremos en Washington si es que le interesa la carrera política, porque tiene magnificas condiciones para eso”, dijo.

“Si tengo que analizar su gestión en estos 9 años en SAC, debo decir que fue un profesional consistente con lo que aprendió aquí y sus convicciones”, dijo. “Utilizó inteligentemente los recursos humanos y materiales de SAC con conocimiento, tacto y habilidad. Maximizó lo que tenemos e hizo una administración excelente. Supo administrar nuestros recursos como todo un líder que aprovechó los potenciales de nuestros trabajadores. Funcionó de maravilla”.

El Dr. Bondavalli comentó que ahora él toma la posta de la presidencia de forma interina con tranquilidad: “no hay ninguna divergencia porque dentro del plan global, Andrew y yo pertenecemos a la misma escuela de pensamiento”, dijo, pero mencionó que lo difícil en esta oportunidad es la coyuntura política sobre la ayuda financiera a los estudiantes. “Por eso mi recomendación a la Junta de Síndicos es que se acelere al máximo la búsqueda del reemplazo de Andrew, porque eso va a dar más confianza y estabilidad al College. Esa es la tarea clave. Recuerdo que después de ser presidente interino me tomó casi un año recuperarme físicamente de todo el esfuerzo. Fue muy duro ese proceso”.

El Dr. Bondavalli quiso aprovechar la oportunidad para dar un mensaje al personal de SAC y a la comunidad: “Mi mensaje a la comunidad es que sigan confiando en SAC porque es una institución que se ha fortalecido con los años y se ha convertido en la alternativa de educación superior para los hispanos. La partida de Andrew es algo natural en un profesional que ha crecido y que se está superando profesionalmente asumiendo nuevos retos. Es el ejemplo de la superación personal de alto nivel. En SAC nos queda continuar los proyectos de crecimiento ya iniciados”, dijo.

Finalizó diciendo que “Andrew es un orgullo para nosotros y sé que va a ser un buen presidente de la universidad a la que va, va ayudar a la población a la que va a servir, de eso no me cabe duda. Además, es nuestro embajador, porque donde quiera que él vaya va a representar a St. Augustine College y eso es un orgullo”, finalizó.