El pasado 27 de mayo en la ceremonia donde se graduaron más de 350 estudiantes de St. Augustine College, hubo un momento muy emotivo cuando Silvia Loza, graduada de la primera promoción de Psicológos de SAC, dio su discurso totalmente en inglés. “Estoy aquí para dar testimonio de mi sueño hecho realidad que comenzó en mi lejano país de Bolivia. Hoy me gradúo de Psicóloga después de mucho esfuerzo y sacrificio y gracias a la gran ayuda que me dio esta institución (SAC). Es una emoción indescriptible que lamento no poder compartir con mis padres que no pudieron venir desde Bolivia, porque gracias a ellos es que hago mi sueño realidad”, dijo en aquella oportunidad Silvia que llegó a SAC en 2014.

El discurso de esta boliviana fue muy aplaudido, sobre todo por los casi treinta estudiantes extranjeros que estudian en SAC y que buscan el mismo sueño. Ella es una de las personas que día a día, lejos de sus familias, estudian con ahínco para ser profesionales y su graduación representó el corolario de esos esfuerzos y sacrificios. En la actualidad St. Augustine College tiene estudiantes internacionales provenientes de Italia, Venezuela, Colombia, Brasil, Nepal, Perú, Tanzania, Congo, Mongolia, México, India, Argentina y Bolivia.

“Fue muy duro no poder disfrutar ese momento tan especial con mis padres a quienes les debo lo que he logrado. Todavía me pongo muy emotiva cada vez que recuerdo ese día sin ellos”, dijo esta joven que aplicó a SAC desde Bolivia y siguió uno a uno todos los pasos para lograr ser admitida y posteriormente obtener la visa de estudiante. A Silvia no se le hizo tan difícil, debido a que su hermano Gustavo Loza ya había hecho los mismos trámites, él había venido seis meses antes a SAC y ya estaba estudiando Sistemas de Información Computarizada.

Silvia obtuvo la Licenciatura en Psicología, pero en 2016 ya había obtenido el título de Asociado en Educación Pre-Escolar en SAC. Antes en su natal Bolivia, ya se había graduado también de Psicóloga, y estaba estudiando Derecho cuando decidió venir a Chicago (a SAC).

“Empezamos nuestro sueño desde La Paz, Bolivia, aunque nosotros somos de Sucre, la capital de Bolivia. Vinimos por recomendación de nuestros tíos que viven aquí en Chicago. Tuvimos que hacer todos los requisitos y llenar los formularios al pie de la letra. Lo logramos porque contamos con el apoyo económico de nuestros padres y de nuestros tíos que nos dan alojamiento aquí”, contó Gustavo quien ya se graduó de Sistemas de Información Computarizada pero sigue estudiando Estudios Generales para sacar su Licenciatura.

Cuenta que él fue el primero en venir a Chicago y quedó impresionado con lo enorme de la ciudad y, también, con lo amistoso que son todos en SAC. “Es increíble lo bien que nos tratan. La verdad nunca me imaginé este recibimiento y atención. Nos tratan de maravilla”, confesó. Su hermana Silvia agrega que el ambiente como estudiante internacional es bastante amigable, “todos nos ayudan, nos saludan y nos hacen sentir bien, como a los estudiantes regulares, sin diferencias. A nivel social, es lindo el ambiente porque para nosotros es una familia, la que tenemos ahora… la verdad que sentimos que somos privilegiados de haber venido a SAC”, dijo.

Silvia y Gustavo cuentan que siempre en sus viajes a Bolivia sus primos y amigos les preguntan cómo pueden hacer para también venir a SAC. “Creo que pronto hay algunos que vendrán por aquí, porque les encanta todo lo que les contamos”, dijo Gustavo. “Yo les he dicho que en SAC es mentira el mito de que estudiar en los Estados Unidos es imposible porque es demasiado caro o porque es casi imposible ser admitido. Ya saben de nuestra historia y eso los animada”, dijo.